La Industria 4.0 se basará en las personas y en la tecnología

La Industria 4.0 será la cuarta revolución industrial. Unos dicen que las fábricas serán 4.0 con la aplicación del big data, el Internet de las cosas, la nube… Otros dicen que también se apoyará en la cultura del hágalo usted mismo y en la robótica. Si hablamos de smart cities, también hablaremos de smart-industries. Sin embargo, algunos creen que se centrará solo en el proceso de fabricación, y no se dan cuenta de la importancia de aplicar toda esta revolución al proceso completo, es decir, desde la creación del producto hasta su reciclaje. ¿Y quién crea ese producto? Las personas, puesto que las máquinas no son creativas. La Industria 4.0 no se basará solo en la tecnología, sino que se basará en personas con ideas creativas aplicando la tecnología, y esta es una imagen que muchos no tienen en la cabeza.

Cuando podemos apoyarnos en las máquinas para manejar datos y resolver problemas, se nos facilita el trabajo. Si recordamos la película “The imitation game”, dirigida por Morten Tyldum, en ella se ve como el matemático británico Alan Turing diseña el “bombe” electromecánico (dispositivo utilizado por los criptógrafos británicos) para descifrar los códigos de la máquina Enigma de la Alemania Nazi, que utilizaban los alemanes para enviar mensajes cifrados. El “bombe” ayudó a los aliados a ganar la segunda guerra mundial, puesto que la máquina podía analizar miles de códigos en un tiempo en que el humano no podía hacerlo, pero fueron personas las que idearon ambos dispositivos. Al fin y al cabo son estas las que conocen las necesidades, y las que se valdrán de máquinas para buscar soluciones de manera más rápida.

Diseño y fabricación individualizada

De hecho, quién mejor que un cliente para saber qué necesita del producto que va a comprar. La cuarta revolución industrial traerá una fabricación más individualizada. Coches que salen de fábrica como los quieren sus clientes, dispositivos electrónicos diseñados “ad hoc” para estos y que puedan ser montados en casa… La creatividad que puede surgir entre un cliente y un fabricante podrá aportar mucho valor al proceso de creación.  La industria de alimentos y bebidas también tiene mucho que ganar con este nuevo proceso. El gusto del consumidor es muy importante para triunfar con un producto, así que no nos sorprenderá entonces que podamos crear nuevos sabores de bebidas.

En definitiva, la Industria 4.0 será más creativa e interactiva gracias a las personas, y las máquinas se centrarán en  verificar hipótesis, detectar los fallos en el proceso de fabricación y durante su uso de manera inmediata, a través de sensores y dispositivos -motor de un coche que falla durante un viaje, por ejemplo-,  compararán procesos con los datos que tienen almacenados en la nube y nos harán más fácil el proceso de crear y fabricar lo que las personas queremos.

0
0

Smart Cities ¿un “boom” con futuro u otra burbuja?

Definamos que es una smart city: ciudad optimizada por las nuevas tecnologías. Y ahora pongamos un ejemplo concreto. Si un ayuntamiento recoge datos como el número de plazas de aparcamientos de que dispone su ciudad para discapacitados, y los hace públicos- acción conocida como “open data”-, una empresa o cualquier ciudadano podrá crear una aplicación en la que aparezcan cuántas plazas de aparcamiento existen en la ciudad y dónde se ubican. Sería una “app” muy útil en el caso de ser visitante y discapacitado.

Este tipo de acciones tienen un beneficio claro para la ciudadanía, aunque este ejemplo tan solo es una pequeña muestra de lo que se está haciendo, puesto que existen diversas propuestas y más complejas para transformar las ciudades, que posteriormente detallaremos.

Pero las smart cities no están exentas de polémicas. Si antes la Unión Europea destinaba fondos para mejorar las infraestructuras de los países, como autovías o redes ferroviarias, actualmente la obsesión está en el I+D+i y destina las ayudas del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)– nada menos que 80.000 millones de euros- para que las ciudades sean “tecnológicas” y eficientes. La duda está en si no habrá otra burbuja con la creación de empresas y consorcios que traten de acaparar estas subvenciones, pero que realmente no tengan un fin tangible y un beneficio claro para la ciudadanía.

Smart cities: el camino hacia ciudades más eficientes

Hace cuatro años se creó la Red Española de Ciudades Inteligentes en la que están inscritos 60 municipios españoles. Entre sus objetivos están el de mejorar la movilidad urbana, el de optimizar el uso de la energía, y la innovación social, entre otros. En el caso de las ciudades que tratan de mejorar su eficiencia energética, estas intentan reducir las emisiones de CO2 y aumentar el consumo de energías renovables gracias a la automatización de la red, y a la infraestructura inteligente de carga de vehículos. Veamos qué medidas se han tomado para conseguir dichos objetivos:

  • Leer los contadores de manera automatizada: Los consumidores pueden consultar on line y en tiempo real su consumo y sus tarifas, al mismo tiempo que reciben información de cómo cambiar sus hábitos para un menor consumo energético.
  • Se realizan investigaciones en tecnologías V2G (vehicle to grid): Estas consisten en desarrollar un sistema de descarga de las baterías del vehículo eléctrico a la red, y así realizar un análisis de la viabilidad técnica y económica de dicha solución.
  • Instalación de sensores de niveles de ruido, contaminación ambiental, cámaras de vigilancia, servicios de comunicaciones, sensores de presencia, etc… para que los ayuntamientos puedan tomar las medidas pertinentes y a la vez reduzcan el consumo energético.
  • Instalación, gestión y control de productores de energías alternativas (fotovoltaica, minieólica, trigeneración, biogas, célula de hidrógeno, CHP…) Se trata de crear patrones de consumo que permitan mejorar la planificación y el uso de las energías alternativas.

Todas estas medidas tienen en común que se basan en el análisis de la información que se obtiene gracias a las nuevas tecnologías. Si el resultado de analizar los datos contribuye a mejorar el Medio Ambiente y a convertir los municipios en lugares mejores para vivir, el objetivo de las smart cities estará ampliamente cumplido.

0
0

El Internet de las cosas ayudará a las marcas a tener una conexión más directa con el cliente

Imaginemos que padecemos dolores en las rodillas y que nuestras zapatillas están conectadas a la red. Estas envían datos a nuestro traumatólogo que constata que colocamos mal el pie al andar. Para solucionarlo nos diseña unas plantillas que harán que desaparezcan los dolores de rodilla. En vista de los buenos resultados, las marcas de calzado deportivo deciden contratar a traumatólogos para interpretar los datos del modo en que pisan sus clientes y vender las playeras con plantillas personalizadas.

Esto parece ciencia ficción pero es el futuro que llega. Conocido como el Internet de las cosas, ocupa el tercer puesto de las 12 tecnologías que liderarán la economía, según un estudio de la consultora McKinsey.

Actualmente ya existen las camisetas que miden el ritmo cardíaco, la velocidad y la tensión, y que planifican el entrenamiento de los corredores, así como los relojes que miden las pulsaciones, etc. Respecto al hogar, también podemos controlar la temperatura de nuestra casa a través del smartphone.

Pero los electrodomésticos también serán inteligentes: lavadoras que leerán las etiquetas de las prendas para lavar la ropa, frigoríficos que avisarán de que es necesario hacer la compra, o que te advertirán de que la comida que has comprado no es muy sana.

Relación directa con el consumidor

Esta conexión directa también se extenderá a la marca con el consumidor. Es decir, este cogerá un yogurt, y en el envase aparecerá un mensaje: ha comido usted una unidad, recuerde que son buenos para el calcio y su tasa es baja. Se recomienda que tome hasta tres productos lácteos al día, usted solo ha consumido dos.

Como se ilustra en este ejemplo, no existirán intermediarios, el consumidor recibirá la información/publicidad de forma directa. Serán productos inteligentes que nos facilitarán la vida. Pero como en todo también será necesaria una reflexión sobre la publicidad intrusiva, puesto que el consumidor podrá llegar a sentirse espiado. Al fin y al cabo, las marcas recogerán multitud de datos sobre el consumidor y podrán tener una comunicación directa en el momento en el que este consume su producto.

El Internet industrial de las cosas

A nivel industrial el Internet de las cosas podría generar hasta 142.000 millones de dólares en todo el mundo hasta 2030, según un informe de Accenture. Un fabricante de motores podrá supervisarlos en tiempo real cuando estos se pongan en funcionamiento y conocer con antelación si es necesario sustituir algún componente. Esto supondrá un cambio en los modelos de negocio porque los productos se convertirán en servicios.

 

 

0
0

“De LKS destacaría su adaptación a nuestras necesidades” Ruben de la Peña

Ruben de la Peña, Alcorta Forging Group Corporate Development Manager, nos acerca su experiencia con LKS en diferentes proyectos. Un trabajo conjunto y óptimo que ha favorecido al crecimiento de la empresa en diversas áreas.

AFG es una empresa centenaria dedicada a la ingeniería y producción de componentes forjados para automoción. Somos un equipo de 170 personas y tenemos filiales en Alemania, República Checa, Sudáfrica, China y Estados Unidos. La matriz está ubicada en Elgoibar. La Misión de nuestra empresa la hemos sintetizado en esta frase “100 años más”, queremos seguir en el mercado dentro de 100 años, con al menos la misma salud empresarial y dando empleo al menos al mismo número de familias de nuestro entorno cercano.

AFG se encuentra en plena fase de crecimiento, que además de filiales, personal, partners, etc. necesita obviamente de un adecuado dimensionamiento en la planta de Elgoibar. En este contexto es en el que LKS ha colaborado con nosotros en dos proyectos:

  • 2008: redimensionamiento del almacén de producto terminado.
  • 2013: diseño y mejora del lay-out para la ampliación de la planta de Elgoibar.

 

El contenido de este último proyecto se centraba en calcular el dimensionamiento de la planta para dar cabida a las necesidades productivas futuras. Se partió de un escenario límite que debería contemplar este dimensionamiento y se analizaron las distintas necesidades de espacio y flujo de materiales en todas las áreas productivas de la empresa y en los edificios de oficinas. El fruto de este trabajo dio varias alternativas de ampliación que fueron valoradas para concluir con la que dará cabida a nuestras necesidades. En breves semanas arrancaremos con la tramitación urbanística necesaria.

De LKS lo que más destacaría es su adaptación a nuestras necesidades en todas las fases de la colaboración: propuesta comercial, plazos de respuesta, calendario de ejecución, adaptación al equipo de trabajo de AFG, entregables, nivel de profundidad del análisis. Esto ha hecho que quedemos satisfechos con el valor aportado por LKS, en su justa medida, sin nada que por defecto o por exceso no nos sea de valor.

Otra de las grandes aportaciones de LKS es la posibilidad que tienen de contar con consultores expertos en diversas áreas que dan soporte al consultor principal. En nuestro caso las tres figuras con las que hemos trabajado eran verdaderos expertos en sus respectivas áreas de expertise: organización industrial, ingeniería y urbanismo.

Si quieres conocer nuevas experiencias, historias de negocio y de éxito con otros clientes contadas por ellos mismos pincha aquí.

0
0