Hospitales 4.0: Para una mejor atención al paciente

Escuchar a los pacientes es vital para conseguir una mejor atención sanitaria. Este es el mensaje que trasladaron María Ortiz, consultora experta en Salud de LKS y Olaia Irulegi, consultora experta en el diseño de servicios de LKS, en el I Congreso de Experiencia del Paciente, celebrado en Madrid el 17 de junio. Una escucha que, además, nos ayudará a diseñar mejores servicios que pondrán la tecnología al servicio del paciente, de manera que esta sea de mejor calidad y más eficaz.

Respecto a las nuevas tecnologías, se está avanzando hacia una sanidad donde también se aplique el Internet de las cosas y el big data. Centrándonos en este último, ya hablamos en un artículo anterior sobre el Registro de Actividad de Atención Sanitaria Especializada, que se puso en marcha este año en España para conocer la demanda asistencial y el número de personas que ingresan y que son atendidas en ambulatorios y hospitales. Es muy útil para realizar estudios de investigación clínica y epidemiológica, así como para evaluar los servicios sanitarios y los resultados en salud.

Sensores que recogen información del paciente

En los hospitales el Internet de las cosas y el big data también se está aplicando con los pacientes ingresados. En algunos centros ya disponen de plataformas donde aparatos como los tensiómetros o los pulsómetros, así como los que miden la glucosa o los electrocardiogramas vuelcan los datos recopilados de forma automática en monitores –sin cables- para que los profesionales puedan recibirlos, y, al mismo tiempo, también se añadan a la historia clínica electrónica del paciente.

La transmisión directa de datos elimina errores que se pueden producir en la transcripción y ahorra tiempo a los profesionales sanitarios en sus tareas rutinarias, que pueden revertir en una mejor atención al paciente.

La habitación inteligente

También se están poniendo en marcha proyectos como el de “la habitación inteligente”, con sensores que recogen datos de la temperatura, de la luz, de la presión atmosférica o incluso de si el paciente ha cambiado de postura en la cama. Concretamente ya se ha probado en habitaciones de neumología, en “box” de críticos, en salas de observación de urgencias y en quirófanos.

La recogida de estos datos por medio de hardware especializados permite una mayor comodidad para el paciente, mayor precisión y un mejor control del paciente.

¿Te ha interesado el artículo? Si quieres conocer los últimos avances de salud centrados en la experiencia del usuario; el cuidado, la comunicación y la capacidad de respuesta del personal sanitario, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de informarte.

0
0

Únete a nuestro canal de innovación

Entérate de las últimas novedades.
Recibe nuestros artículos directamente en tu bandeja de entrada.

Suscríbete ahora

No Comments

Post a Comment

Artículos relacionados